Undurraga: Un maridaje muy Mexicano

Cuando hablamos de vino chileno, en México sólo tenemos un referente, no por nada es el vino número uno vendido en nuestro país, su producción está enfocada a cierto sector de la población, que quiere beber de manera fácil y sin complicaciones, con sabores amables y muy concretos (sí, es ese que te vino primero a la mente.) Sin embargo, Chile tiene una diversidad importante de vinos premium que en el último año han despertado mi paladar a nuevas expresiones, tan elegantes, tan complejas, que debo escribir un post para darle honor a quién honor merece.

Brut royal

Tal es el caso de vinos Undurraga, que la semana pasada ofreció una cena maridaje para dar a conocer su línea de gama alta. La cita fue en el nuevo restaurante El Mexicano en Masarik, Polanco, que ciertamente merecería un post aparte

Y es que la selección de platillos para el maridaje fue sublime, de hecho, creo que bien se podrían tomar estas propuestas como una guía de lo que se puede hacer en tus cenas ya sea para navidad o año nuevo, porque todos los ingredientes son mexicanos y fáciles de encontrar. ¡Haz tus propias interpretaciones de estos platillos!

De entrada nos sirvieron una tostada de marlin al estilo Sinaloa maridado con un sparkling brut royal 60% pinot noir y 40% chardonnay, floral, seco y fresco, el resultado en el paladar es lo que me imagino que sienten las hojas cuando vuelan al ritmo del aire, se complementan y vuelan en armonía.

Undurraga Syrah

Enseguida pasamos a la empanada de chaya, una plantita que crece en América Central, rellena de queso bola y cebollas moradas encurtidas con salsa roja, bastante ligera, no picosa, apta para el exquisito Terrior Under 100% syrah que Undurraga nos tenía preparado. Explosión de chocolate moras y grosellas negras, es lo que llamo un vino del que quieres más de una copa.

Tercer tiempo: Era imposible no contar en esta cena con un vino hecho 100% con carmenere, que como muchos saben, es la uva emblemática de Chile, este vino Founders Collection Carmenere, fue maridado con un sope de pisco sobre el que yacía un un trozo del famoso embutido “Obispo” que se encuentra sobretodo en el Estado de México, que está hecho a base de cerdo, coronado por gucamole y jitomates cherry. ¡Los jugos gástricos gozosos y las papilas gustativas de fiesta!

Pero el nirvana lo alcanzamos con el vino Altazor, una bonita mezcla de Cabernet Sauvignon, Carmenere y Carignan que acompañó a un filete de res en salsa de 3 chiles (pasilla, ancho y guajillo) con frijoles bayos encurtidos. Nada que decir, sólo aplausos, albricias y cinco porciones para llevar por favor.


Honestamente no creí que podría seguir esta carrera de exquisiteces desfilando por mi plato, hasta que apareció la tarta de xoconostle (primo hermano del nopal y la tuna) con galleta de almendra y bombones de Xonoconostle, me dije “ total, en enero masacro a las lonjas en el gimnasio” y acto seguido probé sin remordimiento mi tarta pecadora que acompañamos con un vino de postre: Un late harvest, reserva especial de Valle de Maipo, hecho de semillón y gewürztraminer, dorado, frutal y toque a miel.

Late harvest

Al término de la cena, me quedé muy contenta, porque deconstruí muchas ideas que nos impiden experimentar y salir de nuestra zona de confort. Siempre te dicen que los platillos nacionales, maridan mejor con el vino nacional o que el vino chileno sólo tiene un representante. Pero no es así, pude presenciar de primera mano la sinergia entre dos propuestas y el resultado fue, intenso, divertido y muy aleccionador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s